OVNIS, OPARS, ARQUEOLOGIA Y LEYENDAS URBANAS

lunes, 22 de junio de 2015

Cuidado con el conejito Hombre

En los anales de los fenómenos extraños y los crímenes sin resolver, a veces hay casos que son difíciles de clasificar. Algunos casos sólo parecen cruzar la linea de lo simplemente raro para adentrarse en el reino de lo casi absurdo. Estos son los casos que son difíciles de clasificar realmente; ¿son pura leyenda urbana, un auténtico acontecimiento inexplicable, una obsesión, un críptico, o simplemente algo que entra en nuestro reino desde algún universo paralelo fantástico?. Un caso que sobresale del resto es el caso del conejito Hombre, una historia demencial donde aparece un conejo de tamaño humano que aterrorizó supuestamente los campos y bosques de Virginia durante un año. Es una historia misteriosa que se encuentra entre la línea de los fenómenos inexplicables, leyenda urbana y los crímenes sin resolver, y que se tambalea en el borde de la realidad y la locura.
El cuento del conejito hombre comenzó con una serie de asesinatos brutales sin resolver, que supuestamente se originaron con un manicomio que existía en el condado de Clifton, Virginia en el año 1900. Cuando la gente comenzó a trasladarse a vivir al poblado que se encontraba cerca del manicomio, se dice que pidieron amablemente que el centro lleno de lunáticos fuese cerrado. En respuesta a la petición, una nueva instalación, que se conocía como la prisión de Lorton fue construida y los internos se prepararon para su traslado a ser reubicados en el nuevo centro.
Según la historia, en el otoño de 1904 los internos fueron montados en 15 transportes para ser trasladados a las nuevas instalaciones. Se dice que en algún momento durante el viaje a la prisión de Lorton, el conductor de uno de los vehículos dio un volantazo con violencia con el propósito de evitar algo en la carretera y el transporte se salió de la carretera para estrellarse espectacularmente en el desierto oscuro. La mayoría de los presos a bordo, incluido el conductor, murieron en el accidente, pero algunos sobrevivieron y escaparon al paisaje circundante, fundiéndose con el negro de la noche. Al día siguiente la policía estaba trabajando duro peinando la zona para cazar a los que se habían escapado. Después de una persecución exhaustiva e intensa que duró meses, las autoridades dijeron que habían capturado a todos menos dos de los cerca de 10 presos que habían escapado; eran Marcus A. wallster y Douglas J. Grifon.
La búsqueda de los desaparecidos ofreció pequeñas pistas sádicas. La policía y los lugareños afirmaron que se encontraban muchos cadáveres mutilados de conejos, algunos de ellos colgando en los árboles, que habían sido desmembrados parcialmente, sus pieles habían desaparecido, y estaban medio comidos. 
La policía encontró el cuerpo de wallster colgando bajo un puente de las vías del ferrocarril en Colchester. Al parecer había una nota adjunta a los pies del muerto que decía "Nunca me encontrará no importa cuánto te esfuerces, Firmado, el conejito Hombre". La policía ya sabía el destino de uno de los lunáticos escapados, pero el otro estaba al acecho en alguna parte en el desierto.
A medida que la policía buscaba a Grifon, siguieron encontrando conejos mutilados sin piel y medio comidos, que supusieron habían sido muertos por el preso fugado, y así a causa de estos restos, además de la nota críptica que había sido encontrada, el fugitivo se conocía como el "Conejito hombre." El 7 de abril 1905, después de una intensa búsqueda por el desierto, la policía abandonó la caza del hombre conejo, considerando que o estaba muerto o no se encontraba en la zona hacia tiempo.
Supuestamente, la noche de Halloween de 1905, un grupo de adolescentes fueron al Cruce de autopista de Colchester, cerca de Clifton Virginia, donde se encontraba el Puente del conejito del hombre, en el que habían encontrado colgando el cadáver sin vida de wallster. Se dice que tres de los adolescentes más tarde se encontrarían muertos, sus gargantas cortadas, y con cortes largos en el abdomen como si hubieran sido eviscerado como un conejo. La historia causó gran alboroto en su momento, y los padres advertencia a sus hijos de no ir a ninguna parte cerca del puente.
En Halloween de 1906, el Conejito hombre presuntamente golpeó de nuevo. Esta vez, se dijo que siete adolescentes hicieron una fiesta bajo el puente, también había una chica joven con el nombre de Adrian Hatala, pero se separó del grupo asustada por las historias y así mantener las distancias. De acuerdo con su relato, vio una luz tenue que se acercaba al puente, seguido después de un destello cegador de luz brillante que emanaba del puente alrededor de la medianoche, ella podía oír los gritos de angustia de sus compañeros en el aire frío de la noche . Cuando ella se acercó para investigar, encontró los cuerpos de todos sus amigos colgados debajo del puente, mutilados de una manera similar a los adolescentes que se habían encontrado el Halloween anterior. Según la historia, ella al parecer finalmente fue acusada de los asesinatos y encerrada en una institución mental.

Más asesinatos tendrían lugar en los años siguientes. En 1913, 1949, y de nuevo en 1976 fueron supuestamente encontrados los cuerpos de varios adolescentes colgando bajo el puente, asesinados y mutilados de una manera brutal. A lo largo de esta locura, las investigaciones sobre los homicidios no encontraron nada. Durante todo este tiempo, una serie de extraños avistamientos estaba empezando a surgir alrededor de la zona, la de una persona de tamaño adulto vagando por el desierto, cerca del puente de conejito hombre vestido con una especie de traje de conejo, a menudo se decía como empuñando un hacha o cuchillo largo. La figura también fue vista en áreas tan lejanas como Maryland y el Distrito de Columbia.
Dos de los relatos más fascinantes y extraños del conejito hombre surgieron en 1970. El primer incidente ocurrió el 19 de octubre de 1970, cuando un cadete de la Academia de la Fuerza Aérea con el nombre de Bob Bennett fue con su prometida en coche a un apartado junto a la carretera en Burke, Virginia,donde la pareja podía estar sola. Fue en este momento que se dieron cuenta de una figura blanca en movimiento junto al vehículo. Momentos más tarde, la ventana delantera estalló en una cascada de vidrio. Bob Bennett horrorizado arrancó el vehículo y acelero poniendo distancia , mientras gritaban por el camino se dieron cuenta de un pequeño hacha en el suelo del coche. Cuando le preguntó más tarde la policía, Bennett insistiría en que el agresor iba vestido con un traje de conejo, y también se lo dijo a sus superiores en la base de la Fuerza Aérea. Aunque la historia sonaba absurda, Bennett continuaría insistiendo que era cierto tiempo después del incidente.
A pesar de tener la sensación de que no era más que una historia de fantasmas espeluznantes o mito urbano, la historia de un maníaco sin identificar acechando el área era suficiente para ser tomado bastante en serio por la policía. Apenas dos semanas después del incidente Bennet, el conejito hombre golpeó de nuevo. Paul Phillips, un guardia de seguridad privada de una empresa de construcción, informó de que había visto un conejo de tamaño humano en frente de una casa en construcción. Cuando se acercó para ver quien era y que quería, el conejo le dijo "Todos ustedes ofenden aquí. Si no sales de aquí, yo te voy a reventar en la cabeza ", tras lo cual el conejito hombre comenzó a golpear furiosamente una de las casas desocupada con un hacha. Al parecer, Phillips sobresaltado volvió a su coche para conseguir un arma de fuego, el "conejito" rápidamente se escapó hacia el bosque y desapareció.
Después de eso, muchos informes comenzaron a llegar de un conejito de tamaño humano que recorría la noche cerca del puente Colchester, para acosar o incluso atacar a las personas que se aventuraban allí. En total, cerca de 50 dichos informes fueron aparentemente registrados por personas que afirman haber visto o se habían enfrentado al Conejo de Hombre. El patrón que seguía el misterioso intruso fue extrañamente coherente, acosando a parejas en los coches, que representaba la mayoría de los informes, y la mayoría de ellos mencionaban el uso de un hacha de algún tipo, y todos lo describen la misma apariencia monstruosa disfrazado de conejo. El conejito hombre también se dice que tiene una extraña propensión a destrozar casas. Numerosos misteriosos asesinatos sin resolver alrededor de la zona también se atribuyeron al conejito hombre, aunque no había pruebas para vincular a un hombre con un traje de conejito de los crímenes. Los periódicos y programas de televisión también contaron la extraña historia del conejito del hombre, sobre todo en referencia al caso Bennet.
Informes adicionales de un maníaco vestido como un conejito que ronda por la zona fueron tan numerosos que el cuento del conejito hombre comenzó a tomar el aire de una leyenda urbana espeluznante, sobre todo entre los adolescentes en la noche de Halloween. Uno de estas historias cuenta que supuestamente ocurrió en 1987, cuando una adolescente con el nombre de Janet Charletier salio con cuatro de sus amigos en la noche de Halloween hacia el puente Colchester, todos iban andando por ahí tratando de asustar a los demás hablando de la leyenda espeluznante del conejito Hombre. Janet realmente no creía todas las historias, pero alrededor de la medianoche, hubo un repentino destello de luz brillante bajo el puente y sintió que le habían cortado en el pecho. En sus esfuerzos por escapar presa del pánico, ella supuestamente golpeó su cabeza con algo colgando allí, presumiblemente un cuerpo. La historia cuenta que ella se vio a sí misma en el cuerpo que colgaba y se desmayó, cuando se despertó de lo que parecía una pesadilla, se encontró con que había estado sangrando y que su cabello se había vuelto blanco. Tales historias son muy comunes entre los chicos de la zona.
Otro relato afirmó que la policía respondió a un reporte de que un hombre en un traje de conejo vagaba alrededor blandiendo un hacha, que fue remitido entonces como el "hombre del hacha." Una unidad fue enviada a investigar no encontrando ninguna señal del intruso, pero poco después se recibió una llamada a la policía de un misterioso hombre que dijo:
Usted ha estado ensuciando mi propiedad, moviendo tocones, ramas y matorrales, y otras cosas de la propiedad. Usted puede si quiere, encontrarse conmigo esta noche y hablar de la situación.”
A la luz de tal amenaza, se puso en marcha una operación de vigilancia de la policía, pero no salió nada de ella y el presunto hombre conejito no se presentó. El jefe de la investigación, WL Johnson, estaba intrigado por los diversos informes de conejos blancos de tamaño de un hombre que deambulaban para atacar a la gente, pero al final dijo:
Después de una extensa investigación sobre éste y otros casos de esta misma naturaleza, se sigue sin demostrar si existe o no, realmente, un hombre conejo. Las únicas personas que han visto este llamado hombre conejo han sido adolescentes. Al entrevistar a todo el mundo en este caso que puedan haber tenido conocimiento de las incidencias relativas a un conejito hombre, no ha habido ninguna información significativa al descubierto que diera lugar a la identidad de la persona o personas que se hacen pasar por un hombre conejo. Este caso será marcado como inactivo.”
Todas las investigaciones policiales sobre estos avistamientos acaban en nada, y en ausencia de alguna pista o pruebas, toda la historia comienza a tomar una vida renovada de una leyenda urbana. Cuentos como estos dan una explicación completa de lo que supuestamente sucede en el puente. La leyenda dice que si uno visita el puente alrededor de la medianoche, en especial en la noche de Halloween, entonces el espíritu del conejito hombre los matara, y los colgara debajo del puente. Este espíritu supuestamente comienza como una luz tenue que se mueve a lo largo de las vías por encima del puente y luego cuando la muerte está cerca se materializa bajo el puente y se convierte en un destello cegador, durante el cual el ominoso conejito Hombre sacrifica a los presentes casi instantáneamente, por lo general corta el pecho y la garganta. El paso de Colchester se ha convertido en un lugar famoso por el Conejito hombre, y atrae a gentes de todas partes con una fascinación macabra con las historias. Avistamientos ocasionales del presunto conejito Hombre continúan hasta nuestros días, y en 2001, 6 estudiantes locales salieron a buscarlo con un guía. El grupo encontró supuestamente cadáveres mutilados de conejos en la zona y se asustó cuando afirmaron haber visto figuras sombrías que merodeaban por los bosques de los alrededores.
Es difícil conectar este tipo de leyendas urbanas y presuntos avistamientos a ningún tipo de evidencia sólida que demostrase que los incidentes realmente ocurrieron y no son las imaginaciones febriles de adolescentes asustados por una buena historia. ¿Es este un caso de un fantasma, un crimen sin resolver, un psicópata suelto, algún animal misterioso?, o es simplemente la psique humana delirante trabajando sobre sus miedos internos para crear un fantasma y construir un mundo real en forma de historias de miedo y mitos.
La historia de un conejo de tamaño de un hombre corriendo para aterrorizar, llegando incluso al asesinato, hace que la gente cruce la línea del misterio y llegue a la ridiculez, pero muchas leyendas urbanas, sin duda, tienen su origen en alguna parte de verdad, así que ¿quién sabe realmente?. Para el caso del conejito hombre, por muy absurdo que parezca, puede ser que sea una buena idea mantenerse lejos del puente de Colchester durante la noche, por si acaso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario